Make your own free website on Tripod.com

Un político pobre es un pobre político...

Página inicial
La moral de Haya
Defensa del neoliberalismo y la corrupción
Un político pobre es un pobre político...
Perjurio en el 2000
Perjurio en el 2001
Propiedades en Miami
Tránsfuga Pastor y el fujimorismo
Pastor renuncia al PAP
Del Castillo y Montesinos
Caja de Pensiones y Del Castillo
Cuentas Caja de Pensiones - Del Castillo
Del Castillo estafa a policías y militares
Cargos contra Del Castillo
¿Qué planteamos al Partido?
Prensa y corrupción en el PAP
¿"Disciplina aprista" o genuflexa obediencia?
Un político más de la oligarquía
Go home, Del Castillo!
Una de las voces de orden del APRA es "Nada por mí, todo por un Perú libre y justo". En la Asamblea Constituyente de 1978, Haya de la Torre dio el ejemplo de la aplicación de esa norma ética: cobró un sol al mes por su trabajo constitucional. Para los apristas, Víctor Raúl siempre fue un ejemplo de desinterés por el dinero y por lo material. No podemos decir lo mismo del congresista Jorge del Castillo Gálvez. Para el secretario general saliente del PAP parece regir una moral distinta: Del Castillo es de aquéllos que creen que "el político pobre es un pobre político"...
ESTIMACION DE LOS INGRESOS Y CAPITAL ACUMULADO POR EL CONGRESISTA JORGE DEL CASTILLO ENTRE 1990 Y 2003
 
Entre julio de 1990 y febrero de 1993 el congresista Del Castillo ha sido representante parlamentario por un total de 111 meses. Del Castillo fue electo con los votos del sufrido y burlado pueblo aprista en los siguientes períodos:
 
a) Entre agosto de 1990 y marzo de 1992 (20 meses)
b) Entre julio de 1995 y julio de 2000 (60 meses)
c) Entre julio de 2000 y febrero de 2003 (31 meses)
 
Consideremos los ingresos de JDC como congresista a lo largo de estos 111 meses. Si se asume que la remuneración promedio de un congresista son 10 mil dólares mensuales (por recibir no 12 sino 16 remuneraciones anuales), se puede estimar que desde 1990, Del Castillo percibió ingresos como congresista por más de un millón de dólares.
 
Supongamos ahora que desde 1990 el congresista Del Castillo pudo acumular mensualmente 3 mil dólares. Es decir gastó siete mil dólares mensuales en vivir y pagar impuestos, y se quedó sólo con 3 mil dólares mensuales. Puede estimarse así que por sus ingresos en el Congreso, JDC debería tener recursos guardados o invertidos en algún sitio por alrededor de 330 mil dólares (110 meses multiplicados por 3 mil dólares mensuales).
 
La pregunta que se le hace a Del Castillo es ¿dónde están esos 330 mil dólares? ¿Por qué no los declara como bienes o valores en los años 2000 y 2001? ¿Cuáles son las razones del citado congresista para ocultar el destino del dinero acumulado por su participación en el Congreso?
 
El lector debe tomar en cuenta que no se han considerado en esta estimación otros ingresos percibidos por el congresista Del Castillo, en especial aquéllos provenientes de la oficina de servicios y cobranzas judiciales que mantiene con su socio comercial y político, el también congresista Aurelio Pastor. La citada oficina está ubicada en la avenida Emilio Cavenecia 225, oficina 617, San Isidro. 
Si deseas colaborar en la investigación de los hechos aquí señalados, envía un e-mail con la información que creas pertinente y con tus recomendaciones a la siguiente dirección de correo electrónico:

APRAsi@lycos.com

Se asegura entera confidencialidad y reserva.